Pastel de berenjena


¡Hola a tod@s! Ayer, tuve ocasión de hablar sobre recetas de cocina, cómo no, con Marisol, la abuelita de Alejandro (un compañero de clase de mi hijo) y la verdad es que siempre que hablamos me aporta nuevas ideas sobre cómo preparar algún plato o me da alguna receta nueva que ha probado.
Pues bien, ayer me dijo esta receta que os presento hoy y como tenía todos los ingredientes, pues ayer mismo la preparé.
La verdad, me gustó mucho y se hace enseguida. Lo que más faena lleva es freír la berenjena, es decir, nada. En casa gustó mucho, porque el atún y el tomate frito le dan un toque distinto a la berenjena, no la hacen tan monótona al probar el bocado.

Así que os animo a que la preparéis y espero vuestros comentarios.
Bueno, Marisol, muchas gracias por tu receta y espero que sea la primera de muchas otras que me puedas aportar. ¡Bienvenida a mi blog!
¡Saludos a tod@s y gracias por visitar mi blog!

INGREDIENTES:

2 berenjenas grandes
Jamón York
Queso en lonchas (tipo tranchetes)
2 latas de atún
1 brick de tomate frito
Harina para rebozar
Bechamel
Queso rallado (opcional)

PREPARACIÓN:

Ponemos el horno a precalentar a 180ºC.
Lavamos y cortamos las berenjenas (a rodajas o a láminas alargadas), les añadimos una pizca de sal y pasamos por harina.
En una sartén con aceite, freímos un poco las berenjenas. Lo justo para marcarlas un poco.
Las vamos colocando en una fuente con papel absorbente, para eliminar el aceite sobrante.
Sobre una fuente de horno (rectangular, tipo plum-cake, etc…) vamos colocando en el siguiente orden: una capa de berenjena, tomate frito, atún, queso jamón york y, por último otra de berenjena, que será la que quede arriba del todo.
Podéis hacer tantas capas como queráis, según el tamaño del recipiente que utilicéis o la cantidad que necesitéis según los comensales. Pero siempre, la primera capa y la última, de berenjena.
A continuación, echáis por encima la bechamel y si queréis también espolvoreáis con queso rallado. Yo no le he puesto para no cargarla mucho de queso.
Ponéis a gratinar en el horno hasta que veáis que la bechamel va cogiendo consistencia y ya está lista.
Podéis comerla recién salida del horno o templada (podéis hacerla por la mañana y comerla a la noche).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu visita y dedicarme unas palabras...

Imprimir