Coca de Maruja


Este verano tuve la ocasión de conocer una nueva amiga y gran cocinera, de esas de las de toda la vida que con cuatro ingredientes te cocina un gran plato. Pues se trata de Maruja, afincada en Sot de Ferrer aunque natural de Soneja.
Sabiendo mis inquietudes por la cocina, un día me enseñó un trozo de una coca que había hecho y, casualmente, era una de las cosas que tenía en mente y no había cocinado nunca. Pues bien, con mucho cariño me dio su receta y aquí la comparto hoy con tod@s vosotr@s. Como veréis le he puesto su nombre en agradecimiento. Espero que os guste tanto como a mi...

INGREDIENTES:

Para la masa:

1 vasito (de los de vino) de gaseosa tipo La Casera
½ vasito ( “ “ ) de aceite de oliva
Harina (la que admita)

Para el relleno:

1 brick pequeño de nata líquida (200 ml)
1 huevo
Piñones
Orégano
1 brick de tomate frito Hida
1 latita de cebolla frita
Salchichas Frankfurt
Jamón York
1 botecito de champiñones laminados

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno a 180º C.
En un recipiente hondo, echamos el aceite, la gaseosa y vamos incorporamos la harina. Al principio, lo podemos ir batiendo con unas varillas hasta que veamos que toma consistencia y se va cogiendo la masa, entonces la podemos ir amasando sobre una superficie lisa con harina (para que no se nos pegue a la superficie).
Vamos incorporando la harina que admita hasta que se quede una bola más o menos compacta. Yo utilicé unos 300 grs. de harina, pero ya os digo, ya veréis la cantidad de harina que necesitáis según vayáis amasando.
Cuando tengamos hecha ya una bola homogénea y elástica, la estiramos con un rodillo hasta darle la forma más o menos rectangular de la bandeja del horno donde la vamos a colocar. Mientras vamos estirándola, espolvorear un poco de harina sobre el rodillo para que no se os pegue en la masa.
Colocáis la masa sobre papel de horno, encima de la bandeja.
Ponéis una base de tomate frito, encima la cebolla frita, luego las salchichas a rodajitas, el jamón York a trocitos finos y los champiñones.
Batís la nata líquida con el huevo y echáis por encima de la masa, cubriendo todo y espolvoreáis con piñones y una pizca de orégano.
-Nota-: Yo siempre utilizo la base de tomate y luego el resto de ingredientes los voy cambiando. Por ejemplo podéis hacerla de cebolla y morcilla, o de atún y cebolla,...pero siempre al final le echáis el huevo y la nata batidos, pues le da mejor sabor y más consistencia.
A continuación, introducís la bandeja en el horno, a 180º C durante unos 40 ó 45 minutos, cuando veáis que la masa ya está doradita.
Podéis servirla caliente o templada. ¡Bon profit!

5 comentarios:

  1. Mami ésta es mi preferida y espero que la hagas todas las semanas porque está muyyyyy rica, aún más que la pizza. Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Hola cariño muchas gracias por tu comentario. Pues sí, está más rica que la pizza y más sana, que es lo que interesa. Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Vaya pinta, y como tu dices, luego el relleno a gusto o a lo que tengas,

    Un saludo

    Jesús Pellicer

    ResponderEliminar
  4. Pues sí Jesús, esta coca admite el relleno según el gusto de cada uno o el hambre que se tenga, jeej. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Jo, que pinta! Con permiso la copio para cenar...

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y dedicarme unas palabras...

Imprimir