Tarta de Cinnamon Rolls



Los Cinnamon Rolls son uno de mis dulces preferidos, por la textura de la masa y el agradable sabor y aroma de la canela, que es una de mis especias favoritas (tanto para dulce como para salado).
En esta ocasión, los preparé en un molde redondo desmoldable para darle forma de tarta y con ella felicité a mi padre en su 77 cumpleaños. He de decir que le encantó y no se lo esperaba ejej.
Como me sobró masa, corte algunos individuales sobre molde de madalena y como esta masa se puede congelar, así los tenemos listos para sacar cuando queramos como recién hechos.


INGREDIENTES:

450 gramos de harina de fuerza
1 cuadradito de Levital
260 ml de leche templada(yo desnatada)
90 gramos de azúcar (yo de caña integral)
7 gramos de sal
80 gramos de mantequilla 
1 huevo tamaño L
Ralladura de 1/2 naranja

Para el relleno:

115 gramos de azúcar de caña integral
Canela en polvo

Frosting:

Nata líquida y azúcar glass (mezclamos hasta que quede espeso al gusto)

PREPARACIÓN:

En un recipiente amplio, echamos la leche tibia y deshacemos la levadura. A continuación, añadimos el azúcar, la mantequilla a temperatura ambiente, la sal, el huevo batido y la ralladura de naranja. Removemos todo bien con las varillas. Por último, añadimos la harina tamizada, poco a poco, removiendo todos los ingredientes para que queden bien integrados. 

Formamos una bola de masa y dejamos que leve hasta llegar al doble de su tamaño por lo menos. Yo la puse en el horno a 50ºC y la masa llegó hasta arriba del bowl, mucho más rápido que si leva de forma natural (sin utilizar el horno). 

Sacamos la masa y sobre una superficie enharinada estiramos con un rodillo, hasta que quede un rectángulo de un grosor de 1,5 cm aprox. Espolvoreamos por encima con la mezcla de azúcar y canela en polvo, que quede bien cubierto y enrollamos como si fuera un brazo de gitano. Entonces, cortamos porciones que quedarán con la forma típica de estos rollitos.


Los colocamos en un molde redondo desmoldable, no muy juntos porque luego al subir la masa se juntan. Me han sobrado algunos que haré sobre moldes de madalena y luego congelaré para sacarlos en el momento que quiera disponer de ellos.


Después, ya los ponemos al horno con calor arriba y abajo a 180ºC, durante unos 25-30 minutos, hasta que estén un poco doraditos. Listos para sacar del horno y cubrir con nuestro glaseado.


Aquí os muestro uno de los cinnamon rolls que tenía congelados y que descongelé y calenté en mi nueva Tostadora Velocity en un santiamén.
Tan solo cubrirlos con nata y azúcar glass y queda un frosting perfecto para este dulce. Están como recién hechos :-)



Besos y feliz día a tod@s! Muchas gracias por vuestros comentarios!

6 comentarios:

Muchas gracias por tu visita y dedicarme unas palabras...

Imprimir